miércoles, 31 de mayo de 2017

La experiencia de leer el "Quijote".

Hola a todos. Como algunos sabréis, hace algo más de un mes por fin decidí lanzarme a leer la obra universal de la literatura española, Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes Saavedra. He hizo actualizando y comentando mis avances en mi cuenta de Goodreads y de Twitter, y hoy mismo he terminado la segunda parte.

Solamente quiero expresar lo que siento hacia esta obra en una especie de reseña (esa palabra se queda muy corta, la verdad) donde, no sin esfuerzo, resumo los puntos que a mí más me han fascinado de la obra y os animo a todos a leerla. Os dejo a continuación la reseña que ya he publicado en Goodreads (podéis acceder pinchando en este enlace):

¿Cómo se puede empezar una reseña de la mejor novela de la literatura universal? Porque sí, ya no lo niego ni lo dudo. Don Quijote de la Mancha es la mejor novela, y quizá la mejor obra, de toda la literatura universal.

Quizá lo mejor sea empezar por lo difícil. Porque sí, el Quijote no es una obra fácil. Tiene más de 1.000 páginas, 400.000 palabras, 22.000 de ellas que no se repiten. Está escrita hace 400 años, tiene muchísimas referencias literarias, culturales, históricas. Tiene cientos de refranes y un vocabulario casi técnico sobre la caballería, el mar, los ropajes. Se insertan poemas y citas de otros autores. Hay historias dentro de historias, monólogos larguísimos, descripciones complejas. Y todo ello compuesto con una maestría que solo puede salir de un genio.

Millones de personas han leído el Quijote. Millones lo han disfrutado. Millones lo han aborrecido. Miles lo han estudiado. Cientos lo han estudiado a fondo. Por eso me siento un poco abrumada a la hora de hablar del Quijote, porque nada de lo que diga será nuevo. Pero si consigo convencer a una persona, aunque sea solo a una, de que lea esta obra, la saboree, la disfrute y aprende de ella, habrá merecido la pena poner esto por escrito.

¿Qué puedo decir? ¿Qué es lo mejor de esta obra? ¿El lenguaje, los personajes, la trama, la estructura? ¿La originalidad? La verdad: todo. Pero como no puedo hablar de todo, os hablaré un poco de algunas cosas.

- El lenguaje. Escribir una obra transgresora nunca es fácil. Pero escribirla y poder expresar cada una de las ideas, pensamientos, diálogos y acciones de los personajes con claridad y pureza literaria es casi imposible. Si nos encariñamos de Quijote y de Sancho es por cómo hablan y cómo los conocemos. Si los podríamos dibujar con los ojos cerrados, incluso los que no han leído la obra, es porque las descripciones que hace Cervantes son magistrales. Leed las primeras líneas del primer capítulo, ese manido y repetidísimo En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme..., solo el primer párrafo. Leedlo y pensad en cómo ha sido capaz una persona de empezar así la historia de un pobre loco a quien conocemos como si fuera ese amigo entusiasta y que en realidad da un poco de pena. Fijaos en el ritmo de la narración, en cómo parece que se recita mientras se lee.

- Los personajes. Quijote. Sancho. Cervantes inventó los personajes redondos. Sí, podéis decir que ya hay personajes profundos y redondos en muchas obras literarias anteriores, pero ninguno ha conseguido el realismo de Quijote y Sancho ni la evolución que sufren. Esa quijotización de Sancho, esa sanchificación de Quijote; ese contrapunto constante e hilarante; esos diálogos profundos. Y ojo, es que no solo los protagonistas están bien perfilados. Fijaos en algunos secundarios que ya quisieran tener otros libros: Marcela, esa mujer que no siente la necesidad de casarse y que supone una bofetada al machismo de entonces y de ahora; los duques, que quieren ocio sobre todo lo demás, a costa de jugar con el desequilibrio mental de un hombre...

- Los temas que trata. ¿Qué es libertad? ¿Qué es cordura? ¿Qué es locura? ¿Qué es la felicidad? Cervantes habla en boca de los personajes sobre la inquietud del ser humano, sobre el propósito de la vida, sobre la libertad que ansiamos y que no tenemos, o que tenemos y no percibimos. No solo es una novela, no; el Quijote tiene mucho de ensayo. Pero de ensayo de los buenos, de los que te hacen pensar a ti y no te restriegan sus ideales en la cara.

- La ruptura con lo anterior y la innovación. El Quijote es una obra subversiva, transgresora, una patada a toda la literatura anterior y una línea de salida para la posterior. La prosa no fue igual después de esta obra. La literatura no fue igual después de esta obra. El juego que hace Cervantes con la realidad supone tal choque con el momento que muchos ni siquiera lo entendieron (ojo, no lo entendió ni Lope de Vega, así que no penséis que no entenderlo era de tontos). Esa exquisita ironía que hace al criticar las novelas de caballerías creando un personaje totalmente caballeresco y a la vez anticaballeresco; ese juego de metaliteratura cuando Cervantes incluye sus propias obras en la quema de la biblioteca de don Quijote, en insertar el propio libro del Quijote en el Quijote, en la burla que hace de la falsa continuación de Avellaneda... ya quisieran muchos artistas de hoy en día jugar así con la realidad y la ficción.

En fin, podría decir miles de cosas más. Pero, para mí, esas han sido realmente las que me han hecho abrir los ojos y sentirme minúscula.
Entiendo a todos los que pensáis que es un tostón. Lo entiendo porque yo he sentido lo mismo. Tanto Quijote, Quijote y Quijote acaba creando un odio irracional a la obra. Lecturas obligatorias, lecciones metidas con calzador en la memoria para vomitarlas en el examen, incluso desprecio por parte de algunos lectores si no la habéis leído. Yo también lo he vivido. Pero la obra no tiene ninguna culpa de que haya personas que no la sepan explicar, que no sean capaces de transmitir lo que es realmente.
Si sois muy jóvenes, si no habéis leído mucho, si no entendéis bien el español, si no habéis leído clásicos, si no conocéis la historia de España de forma general o no tenéis un panorama de la literatura del siglo XVI en la cabeza, puede que no sea el momento para lanzarse de cabeza a la piscina. No pasa nada. El Quijote no es una obra para leerse en una tarde, ni bajo presión, ni con prisa. Pero sí os recomiendo que en algún momento os animéis, aunque sea una página al día, aunque leáis otras cosas a la vez, aunque tengáis que parar para buscar significados de palabras o referencias.

El Quijote es nuestro gran tesoro. Es la joya de la literatura española. Es el porqué del arte. Obras como esta nos hace mejores personas, nos enriquecen, nos purifican. Os aseguro que si leéis (leéis de verdad, entendiendo, saboreando) la obra magna de Cervantes, ganaréis.

Por último, quiero hablar un poco sobre ediciones, ya que es un tema que a menudo se pasa por alto. Yo he usado la magnífica edición de la RAE por el cuarto centenario de la publicación de la segunda parte; tiene introducción y artículos de varios miembros de la Real Academia y de personas importantes del mundo literario español, pero las notas al pie son de Francisco Rico, para mí el mejor cervantista que tenemos actualmente. Las notas son numerosas, pero aclaran términos, explican refranes, incoherencias y, en resumen, ayudan al lector sin sobrecargarlo de información. El libro es de la editorial Alfaguara, es de tapa dura y tiene el precio casi risible de 13,95€, probablemente porque esté subvencionado. Es una edición excelente con un precio de libro de bolsillo. Os la recomiendo mucho. Otras ediciones (en España), como la de Florencio Sevilla Arroyo en Penguin Random House o John Jay Allen en Cátedra también están cuidadas y tienen un precio bastante asequible, y además me consta que los editores saben lo que dicen (yo misma he usado libros editados por Florencio Sevilla). Insisto que antes de comprar o leer investiguéis un poco la edición. A menudo un clásico puede parecer infumable e incomprensible porque no entendemos ciertas cosas que un buen editor sí nos aclararía. Preguntad a personas que sepan del tema (filólogos, libreros, bibliotecarios, estudiantes de literatura...) y escoged un buen libro. No os fiéis de la portada o de la tapa ni de las ilustraciones. Y, por supuesto, huid de las traducciones.

Bueno, poco más. Si habéis llegado hasta aquí, gracias por leerme. Espero haber transmitido bien lo maravillosa que es esta obra. He de aclarar que le he puesto las cinco estrellas a pesar de no ser un libro que (al menos en caliente) haya adorado, que me haya cambiado la vida y que haya leído disfrutando en cada momento. De los más de 250 libros que tengo puntuados en Goodreads, solo 9 o 10 tienen cinco estrellas, para que entendáis que no doy la puntuación máxima a cualquiera. Pero el Quijote, a pesar de tener fragmentos más pesados, se merece las cinco estrellas y más. Sí, se ha convertido en un imprescindible de mi estantería. Leerlo ha sido una experiencia que no voy a olvidar.