lunes, 14 de octubre de 2013

Madrid es otoño.

¡Buenas! Este año estoy especialmente enamorada del otoño y de mi ciudad. Así que espero que os guste el relato a los madrileños, y los que no lo sois, que os lo imaginéis bien.

Madrid es otoño

Madrid es en otoño una ventisca de hojas secas, aire gélido y calles mojadas. Es un aliento frío, helador, que hace resucitar los abrigos y las gabardinas de los armarios. Es un alma mágica que se pasea por las calles céntricas de la ciudad.
El otoño en Madrid es un reguero de belleza que desnuda a los árboles débiles y fortifica a los sanos, dándoles más verde, más amarillo. La lluvia, cuando cae sobre la ciudad, crea una suave cortina que oscurece los suelos de baldosas grises, el asfalto de las calles y avenidas; la lluvia es templada, tibia, y no cae ni fuerte ni flojo. Cuando la lluvia cesa, un tímido sol se asoma entre las nubes plomizas, iluminando como espejos las tejas de los edificios, el césped, los carteles, las fachadas, las rejas de los balcones.
Los charcos obligan a pasear zigzagueando.
Los coches salpican las aceras con un ruido amortiguado de goma empapada. Las luces rojas y blancas del tráfico resplandecen en el ambiente oscuro pero curiosamente luminoso.
Los viandantes, con la cabeza cubierta como buenamente pueden, corren a resguardarse de la llovizna. Muchos turistas miran al cielo encapotado, desilusionados. Los madrileños entran en los bares y en las casas para secarse.

Yo camino por los charcos, pisándolos todos con mis botas de goma, chapoteando todo lo posible, calándome entera. Miro al cielo, y veo nubes y árboles; miro a un lado, y veo un espléndido Parque del Retiro animándome a que entre, que entre, que entre y me deje hipnotizar por la magia otoñal. Miro a otro lado y veo los coches pasar. Miro al suelo y veo cómo piso las hojas secas.
Miro al frente y doy un paso, otro, otro más, corriendo, respirando la brisa fresca, la humedad, el aroma de las hojas mustias, del césped recién cortado, ajustándome la gabardina, tirando el paraguas al suelo, riendo sin poderlo evitar, abriendo los brazos, soñando.


Te quiero, Madrid. Te quiero, otoño.

Laura TvdB, 14 de octubre de 2013.

domingo, 6 de octubre de 2013

¡Doblemente premiada!

¡Muchas gracias a los dos, Abel y a Señorita imaginación caducada! Me han nominado a los premios Liebster awards. Hacía mucho que estos premios no circulaban por los blogs, y se lo agradezco mucho. Sin embargo, yo no soy de las que pasan cadenas y más cadenas, porque al final todos los bloggers tienen premio. Pero bueno, veamos.

Se concede el premio a las personas que tienen un futuro como escritor (o por lo menos, que se crea así).




Las bases:

1. Agradecer el premio a la persona que te lo ha dado y seguir su blog.
2. Nominar a otros 11 blogs y hacerles saber que lo han ganado.
3. Responder las 11 preguntas que te ha formulado el "premiador" y formular otras 11 para los bloggers a los que nomines.


Por puntos; ya sabéis que a menudo me salto las normas y bases de estos concursos.

1. Ya lo he agradecido al principio; conocía a Abel, pero a la Señorita imaginación caducada no. Lo cierto es que no voy a seguir su blog aún porque no lo conozco lo suficiente, pero me pasaré a mirarlo y leerlo.
2. Sólo voy a nominar a dos, que creo que realmente valen la pena.

-Sun Burdock. www.ataquesexplosivosalcorazon.blogspot.com
-Adol www.lashistoriasdeadol.blogspot.com

Nominaría a Athenea, pero ¡anda desaparecida! :-(

3. Veamos.

Preguntas de Abel:

1. ¿Borrarías a alguien de tu mente? ¿Por qué?
No, nunca, jamás. Por mucho daño que me haya hecho, las cosas sólo se viven una vez, aunque sean cosas espantosas. De todo se aprende.

2. ¿Qué sentimiento es el más valioso para ti?
Creo que el amor, pero no sólo como sentimiento, porque es mucho más que eso. Es algo infinito, incorruptible, eterno. Gracias a él todo se mueve. Suena muy cursi, pero creo que es real.

3. ¿A dónde te gustaría llegar en el ámbito literario?
A todo. Me gustaría ser una escritora reconocida (ojo, que no famosa). Que mis libros sean realmente valiosos y, sobre todo, que se vendan porque tienen sentido y alma, calidad literaria, etc. Que yo llegue alto por razones lógicas y por mi propio esfuerzo, no por un golpe de suerte o porque escribo cosas que están de moda.

4. ¿Crees que reflexionas demasiado, o que, por el contrario, deberías reflexionar menos?
(¿No sería reflexionar "más"? xD)
Creo que reflexiono mucho y bien. Y que es bueno. No es que ande filosofando todo el día o no sepa hablar de otra cosa que del origen del universo, pero hoy en día no se piensa nada. Y eso es un tremendo error. Pensar nunca es malo.

5. ¿Cuál es la curiosidad que más te ha agradado descubrir en un libro?
Qué pregunta más curiosa. Pues... creo que leyendo 24 horas para un rescate, de José Luis Velasco, me llamó especialmente la ambientación que se hace de Madrid. En el libro, sale un sitio en el parque del Retiro que casi nadie conoce pero yo, curiosamente, sí. Y me encantó sólo por eso; es como si compartiera los sentimientos del protagonista.

6. ¿Qué enseñanza ha sido la más impactante hasta el momento en tu vida? ¿Por qué?
"Profesionalmente", todo lo que me enseñó en su día mi profesor de literatura. Me impulsó a escribir en serio, a dedicar mi vida a los libros, a la literatura. Me animó, me aconsejó, me enseñó muchísimo. Siempre le estaré muy agradecida.

7. Habla sobre la sociedad que conoces y tus impresiones sobre ella.
Es una sociedad borrega, inculta, superficial. No me gusta nada. Es cierto que está muy mal generalizar, pero si miras a tu alrededor está clarísimo: gente que no piensa y que se ríe de ti porque no sigues los cánones de belleza, de moda o de lo que sea, la carencia de tener ideas y valores propios, el hecho de que "hay que ser respetuoso" pero luego se meten contigo, por tu sexo, raza, religión, gusto, orientación sexual, talla de pie. El desprecio hacia el arte y la literatura.
Me deprime.

8. Si pudieses viajar a la escena de algún libro, ¿a cuál sería?
Lo voy a llenar todo de spoilers. Estáis avisados.
-Alas de fuego: la muerte de Bran.
-Alas negras: el reencuentro de Ahriel con Zor.
-Sinsajo: la escena final en la que Katniss se derrumba por la muerte de Prim.

9. ¿Qué es lo mejor y lo peor del mundo blogger para ti?
Lo mejor, el poder abrirte a todos sin desvelar tu identidad. Lo peor, la cantidad de gente que no tiene constancia o la intención de escribir algo decente y te dicen: "Me esfuerzo cantidad, escribo genial. Sígueme".

10. Si pudieses conocer a cinco escritores o bloggers, ¿quiénes serían tus elegidos?
Sun Burdock, Athenea, tú, Adol y Kirtashalina.

11. ¿Por qué has escogido a esos once (rectifico, dos) bloggers como premiados?
Ambos escriben muy bien. Alta calidad literaria (sobre todo Sun), amplitud de temas y géneros (sobre todo Adol), buenas tramas, buenos personajes.

Preguntas de Señorita imaginación caducada:

1. ¿Qué te inspira?
Todo. Los detalles más insignificantes. Una sonrisa, un crujido, una luz, una imagen. O una canción, una conversación, un sueño.

2. ¿A qué personaje de un libro te gustaría conocer y por qué?
A Peeta Mellark, de Los juegos del hambre, porque me parece la persona más buena que hay en el mundo; a Borja Arregui (Vigo es Vivaldi), porque sí. Y a Finnick Odair, porque me parece una persona valiosísima. Ah, y a Bran, de Alas de fuego. Me encanta su picardía.

3. ¿Qué no perdonarías nunca?
La hipocresía, la traición, que hurguen en tus heridas para hacerte más daño.

4. Si fueras un libro serías...
Anna Karénina.

5. Descríbete en tres palabras.
Hábil, sincera, observadora.

6. ¿Qué te hace sonreír?
Las muestras de cariño y perseverancia.

7. Por amor serías capaz de...
Depende de qué amor, de morir.

8. ¿Crees en el amor?
Sí, pero no en el amor platónico ni en el "para siempre" cuando te conoces de hace tres meses.

9. ¿Cuál es tu estación favorita? ¿Por qué?
El verano por la libertad. El otoño por la cantidad de cosas que transmite, la nostalgia, el romanticismo.

10. ¿Qué te enamora de una persona?
La entrega, la fidelidad, la sinceridad y la fortaleza.

11.Una canción que nunca te falla.
Tendré que poner tres: Here comes the sun, The Beatles; Stop de clocks, de L.A; Wish you were here, de Pink Floyd.


Y mis preguntas. Sólo voy a poner cinco, si no os importa:

1. ¿Con qué personaje de un libro te llevarías mejor?
2. ¿Cuál es el sitio (en un libro) que más te gusta?
3. ¿Por qué escribes?
4. Un libro que aún no te hayas leído y te llame la atención.
5. ¿Por qué tienes un blog?

sábado, 5 de octubre de 2013

Canción, sonrisa y cielo azul.

No sabéis lo mágica y esperanzadora que puede llegar a ser una ciudad... por la mañana. Aunque no sea París, o Londres, o Roma.
Sigue siendo especial.
Por cierto, novedad: el protagonista es un hombre. ¡Bieeen!

Canción, sonrisa y cielo azul

Las notas que expulsaba el gramófono salían desafinadas; sonaban como gemidos agonizantes que hacían eco por todo el piso, extendiéndose por las paredes celestes, el suelo de madera, los muebles vacíos.
Di un par hacia delante, mirándolo todo con un suspiro. La casa carecía de dueño. Pero estaba sobrada de recuerdos. Los rayos de sol se filtraban por las ventanas, iluminando suavemente cada rincón.
Dejé el abrigo encima de un sillón. Me quedé mirando fijamente el piso, como si tuviese miedo de romper el vacío, el silencio melodioso, el abandono que lo había invadido durante años y años.
Parpadeé para ubicarme en la realidad. Con un nuevo suspiro, avancé por el comedor, las habitaciones con las sábanas perfectamente dobladas al pie de las camas, la cocina pulcramente ordenada. Al volver al salón, Édith Piaf seguía llenando el vacío a través del gramófono, y me atreví a abrir las puertas de cristal y asomarme al balcón.
Las luces matinales de Madrid me envolvieron en un manto cálido y mágico. Me crucé de brazos, observando la calle a mis pies, los caminantes paseando sin rumbo fijo, los pájaros piando, el viento acariciando las hojas de los árboles. El Retiro se extendía como un enorme bosque verde en medio de los edificios grises, los semáforos, el ruido de motores y voces.
Estreché los ojos, observando el valor indefinido de ese paisaje urbano. La voz rota y francesa se elevaba hacia el cielo azul moteado de blanco. Subí los ojos a ese cielo inalcanzable que, misteriosamente, parecía más cercano desde mi nuevo piso.
Al bajar la mirada de nuevo a la calle, vi una figura que parecía arrebatada de un sueño. Sus ojos azules eran perfectamente visibles desde mi segundo piso. Y me estaban mirando. La sonrisa, de un brillante color carmín, refulgía en medio de mil rostros sin expresión. Se envolvió en su abrigo cuando le azotó una nueva ráfaga de viento helado. Mechones de  pelo rizado se escaparon de su gorro de lana. Era una chica novedosa, distinta, especial, y no sabía por qué. Pero lo era. Igual que aquel piso.
El aire se escapó de mis labios formando una nube de vaho mientras la seguía mirando.
Su sonrisa se ensanchó. Se la devolví.

Miré el gramófono un momento. Esa voz rota ya no me hacía falta. Porque tenía una sonrisa mucho más valiosa que miles de canciones tristes juntas. Apagué el aparato, salí con precipitación y bajé corriendo las escaleras hasta el portal, deseando con todas mis fuerzas que siguiera allí, que no se hubiese ido.

Cuando llegué a la calle, la vi, enfrente. Las manos en los bolsillos, las mejillas coloradas, la mirada gélida y tierna a la vez, la sonrisa brillante.

Sí, había comenzado otra vez. De cero.

Laura TvdB, 5 de octubre de 2013.