viernes, 3 de octubre de 2014

Desde arriba


A veces pienso que el mundo es mejor de lo que es.
Y sueño.
Tonta de mí.
Mi mente bate las alas
(¿dónde habían estado?), 
y sube poco a poco,
poco a poco,
y me elevo, me elevo, me elevo,
subo hasta arriba
y con la punta de mis dedos
toco el cielo.

Pienso que no hay mentira,
ni corrupción, ni egoísmo,
ni lenguas bífidas ni ojos helados,
ni sueños rotos que se pierden
en lágrimas que caen al suelo
inadvertidas.

Desde arriba todo se ve
pequeño, grande, lejano,
desde arriba me siento optimista,
colorida, inspirada.

Y mientras siento que mis alas se evaporan
y caigo en picado,
grito y lloro;
y recuerdo todo lo hermoso que he visto desde arriba
para, pese a todo lo que vea abajo,
poder admirar la fragilidad
de mi vida.

Laura TvdB, 3 de octubre de 2014.

2 comentarios:

  1. ¡Hola! :)
    Me he alegrado al ver una nueva entrada, y la verdad es que creo que sin soñar, ya sea despiertos o dormidos, no seríamos nada. También pienso que, a pesar de chocarnos con la realidad al "despertar" de los sueños, estos nos pueden ayudar no solo a apreciar nuestras vidas, sino que también, si queremos, a cambiarlas o animarnos a hacerlo, ¿por qué no? :)

    ¡Besos! :*

    Carol

    ResponderEliminar
  2. La realidad es una dura pared solo nosotros tenemos la capacidad de convivir con ella.

    ResponderEliminar

Aquí puedes opinar, criticar o comentar acerca de lo escrito, siempre con respeto y educación hacia mí y hacia otros lectores. No hace falta tener cuenta. Te pido, por favor, que cuides tu expresión escrita.