martes, 25 de junio de 2013

Recomendación literaria: "La bibliotecaria de Auschwitz".

(Ligeramente editado el 6 de septiembre de 2014)

Aquí estoy otra vez, con tal de haceros perder el tiempo (o no). En fin, me he leído un libro que, la verdad, me ha marcado. He aprendido mucho de él y quería enseñarlo un poco al mundo.

Se titula La bibliotecaria de Auschwitz, y está escrito por Antonio G. Iturbe, que es periodista cultural. El libro ha ganado un premio y de hecho yo estuve allí porque me invitaron a través del amigo de un amigo. El caso es que me llevé el ejemplar dedicado (a la izquierda, aunque creo que el pobre autor no sabía qué ponerme, jajaja), y ahora que lo he terminado ya os puedo hablar un poco de él.


-Título: La bibliotecaria de Auschwitz.
-Autor: Antonio G. Iturbe.
-Editorial: Planeta.
-Género: Drama (Holocausto), amistad, amor, aventuras, superación... lo tiene todo.
-Dato importante: Basado en hechos reales.




Es una novela basada en hechos reales que ocurrieron a Dita Kraus (de soltera Edita Polachova), aunque en el libro salga como Edita Adlerova. Se ambienta, como bien dice el título, en el espantoso campo de exterminio Aushwitz-Birkenau, a finales de la segunda guerra mundial, en 1944 y 1945.
Resulta que dentro del campo los nazis mandaron construir una sección familiar en el que se tenían también a niños y ancianos, para hacer el paripé ante la Cruz Roja; cosa poco común, ya que iban directamente a la cámara de gas o al crematorio. En ese campo familiar se permitió en el barracón número 31 construir una especie de escuela para entretener a los niños. El jefe del barracón, Fredy Hirsch, decidió hacer una escuela de verdad con profesores que enseñaran materias a los alumnos como matemáticas, literatura o geografía. Así, consiguieron hacer una biblioteca clandestina y pequeña, de apenas ocho libros, con los que entretenían y enseñaban a los niños.

La novela se sitúa en esta escuela, y la protagonista es la bibliotecaria del barracón 31. Es la encargada de llevar los libros a quien los necesite, y de esconderlos en lugares distintos. Su trabajo es peligroso y su vida agotadora.

El libro es realista, y lo sorprendente es lo bien documentado que está. Fechas concretas, personas que existieron, cifras de muertos que coinciden con la realidad... todo eso conmueve al ver lo que realmente pasó, lo mucho que puede cambiar la vida de un día para otro y las fuerzas que hay que sacar para seguir adelante. Parece increíble lo malvada que puede ser la gente, cómo unos se ensañan con otros que son más débiles simplemente porque ellos tienes metralletas y comida y los débiles no. La entereza y esperanza de Dita es inigualable.

La novela tiene un estilo fresco y con un buen nivel literario, aunque a veces me ha dado la sensación de que se repite expresando algunas ideas; se repiten ciertas frases pseudofilosóficas, artificiosas incluso, que intentan enfatizar el horror del lugar, pero que, en mi opinión son innecesarias. Es verdad que hay que recalcar lo horrible que era vivir allí, pero ya sólo con los pensamientos de Dita y el ambiente en el que vive el lector se hace la idea, no hace falta más frases densas.

El libro tarda un poco en arrancar, en gran parte por lo que he dicho antes. Sin embargo, una vez que te coge, te coge.

Una historia que deja marca: los personajes son nítidos y realistas, enseña diferentes perspectivas que hay, una vez que estás allí, de cómo mirar la vida. De albergar siempre la esperanza y la llama de la revolución. De sacar lo bueno de lo malo. E incluso de rectificar los errores (como el soldado de las SS, Viktor Pestek, que decide desertar). Respecto a eso el libro también es realista. Los nazis son abominables, cierto. Pero no dejan de ser personas, y por eso alguno se arrepiente de lo que hace.

Me ha gustado muchísimo el hecho de que meta personajes conocidos, como por ejemplo a Josef Mengele (un médico nazi a quien llamaban "Doctor Muerte" por la experimentación que hacía con los judíos, especialmente con los gemelos y con intentar cambiar el color de los ojos. A menudo hacía vivisecciones sin anestesia o mutilaba partes del cuerpo para ver cómo reaccionaba el paciente). Qué horror de persona, por Dios.
También introduce un personaje más, conocido por todos, pero como aparece al final del libro no voy a mencionar su nombre.

Por último, el final es impactante, demoledor, estremecedor. Hay un momento del libro donde cambia el ambiente. No puedo decir más. Pero la  gente es distinta, la visión de Dita se hace diferente. En ese... momento, a partir de ahí, estaba que saltaba de la silla.
La descripción minuciosa de Bergen-Belsen es increíble. En esas páginas realmente uno se encuentra junto a Dita, mirando lo que ella ve. Es estremecedor.

Un libro que no me ha dejado indiferente. Aunque sea un tema bastante repetido, este libro hay que leerlo. Por muy duro que sea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí puedes opinar, criticar o comentar acerca de lo escrito, siempre con respeto y educación hacia mí y hacia otros lectores. No hace falta tener cuenta. Te pido, por favor, que cuides tu expresión escrita.