viernes, 29 de julio de 2011

Río y alma.

Y llego con un nuevo poema, aparte del prefacio. Lo escribí ayer por la noche, y lo cierto es que me gusta mucho cómo ha quedado. Puede se difícil de interpretar, por eso os doy un consejo: el río es vuestra alma. Sólo tenéis que imaginar. Espero que os guste, porque de verdad que me ha encantado cómo ha quedado. :)

Río y alma

Una lágrima cae al río;
es una lágrima más.
Pero esta vez no es lo mismo:
no irá a parar al mar.

Atravesará tal país y tal ciudad,
recogiendo risas y llantos.
Recogerá tristeza y felicidad,
derramados durante años,
durante años.

Río salvaje, río libre,
río absorbente de sentimientos.
Nunca se seca, nunca se rinde,
nunca desbordan sus recuerdos.

Vierte en él todo tu llanto.
Vierte en él tu desdicha.
Él, silencioso, recoge, y te quita
toda la angustia de tus actos.

Él avanza, inquebrantable,
con tu tristeza.
Avanza. Nunca llora,
nunca se queja.
Avanza, buscando una ola,
una esperanza,
un sonido de agua salada,
y al fin la podrá soltar.
Avanza, sin detenerse.
Buscando el mar.

Laura TvdB, 28 de junio de 2011.

4 comentarios:

  1. Jo-der. Perdón por la expresión, pero es que creo que éste es el mejor poema tuyo que he leído. La metáfora del río y el alma, no la habría pillado si no llegas a decirlo tú antes, pero teniendo eso en cuenta, el poema ha sido de gran belleza. Me ha gustado mucho, ¡un besito!

    ResponderEliminar
  2. te voy a poner un +1, me ha encantado, y eso que no es mi "tipo", sencillamente genial

    ResponderEliminar
  3. Uf! Cuando lo he terminado me ha dado un escalofrío y todo jeje
    Muy buen poema, he leído casi todos tus poemas y este es el que más me ha gustado. La comparación, las metáforas.. todo está muy bien utilizado.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Sensacional, es de lo mejor que he leído. Muy buena metáfora contraponiendo que la tristeza puede alejarse y buscar la felicidad. Muy bueno, de verdad.

    ResponderEliminar

Aquí puedes opinar, criticar o comentar acerca de lo escrito, siempre con respeto y educación hacia mí y hacia otros lectores. No hace falta tener cuenta. Te pido, por favor, que cuides tu expresión escrita.